calidad libbys

Angela Rabanal, responsable de Calidad de Libby´s Canarias

Reproducimos la entrevista que desde OCATEN (Observatorio de  Calidad de Tenerife) le han hecho a nuestra responsable de calidad, Ángela Rabanal, con motivo de la celebración de la Semana Europea de la Calidad de Tenerife, celebrado entre los días 9 al  15 de noviembre.

Como hemos comentado, Libby’s es una empresa familiar que se ha ido consolidando gradualmente como líder del sector durante sus más de 40 años de existencia. ¿Le gustaría añadir algún apunte más sobre los orígenes de la empresa?

Yo entré a formar parte de Libby’s en el año 2000, aunque, como bien dices, la empresa comenzó su andadura en el año 1971. En sus inicios, la actividad de la empresa se centró en la fabricación de zumos y néctares, como es el caso del Melocotón y Pera- Piña, sabores que gracias a nuestra continua búsqueda de la excelencia, se han convertido a lo largo de todos estos años en sabores de referencia de la industria de zumos en Canarias. Algo después, en torno al año 1976, comenzamos a producir el famoso kétchup Libby’s, que rápidamente entró a formar parte de la mayoría de hogares canarios, gracias a su sabor único y diferenciado de cualquier otro kétchup en el mercado. A lo largo del tiempo, el tipo de envase fue evolucionando, entrando a formar parte de nuestro catálogo, latas y brik. A día de hoy, seguimos buscando innovar y desarrollar nuestra actividad, mediante la aplicación de nuevos formatos y nuevas variedades de producto, que se adapten a las necesidades del consumidor. Cabe destacar una nueva línea de alimentación especialmente infantil, como son los Tufruti.

¿Cuáles fueron los motivos que llevaron a Libby’s a conseguir las certificaciones con las que cuenta en la actualidad?

Siempre hemos procurado mantener el máximo nivel calidad, independientemente de tener o no el sello de certificación, sin embargo, el poder contar con ellos nos da la ventaja de poder comunicar y trasladar a nuestros consumidores, los esfuerzos que realizamos día a día para ofrecer productos con los máximos estándares de calidad. Y con respecto a la certificación OHSAS:18001, Libby’s no solo apuesta por la calidad en sus productos y procesos, sino que también se preocupa por la seguridad laboral de sus empleados. El compromiso de Libby’s es total tanto con clientes, consumidores y proveedores, como con trabajadores. En cualquier caso, y dado que Libby’s ya cumplía con la mayoría de requisitos para la certificación, el proceso fue sencillo y tan solo requirió poner al día y ordenar los documentos.

¿Qué ventajas tangibles ha obtenido la empresa de estas certificaciones?

La mejora se ha hecho notar en todas las áreas de la empresa. Como ya he dicho, tenemos un mayor compromiso y una mejor relación con los proveedores, consumidores y clientes y hemos optimizado la gestión y el tratamiento de todos nuestros procesos. También todos ellos valoran estas certificaciones de manera positiva, pudiendo apreciar una mayor disciplina, responsable y segura, depositando aún más confianza en nosotros.

Ya que mencionas a los clientes, ¿cuáles cree que han sido los beneficios para el consumidor tras la certificación de estos sistemas?

Llegamos más y mejor al cliente. El contacto es más directo, permitiendo adecuar el desarrollo de nuestros productos a sus necesidades. Contamos con un formato de informe, que establecimos al implantar el sistema de gestión. Este informe llega a las manos de nuestros vendedores, que establecen una línea directa de contacto para solucionar dudas y quejas, y para debatir propuestas, lo que nos da la oportunidad de tomar medidas correctoras y mejoras, cuando sea necesario. Sin duda, resulta una ayuda para la empresa. El consumidor está más satisfecho y nuestro equipo está más motivado al comprobar que ha sido tomado en cuenta.

Antes nos comentabas que el proceso de preparación para la certificación fue sobre todo una cuestión de ordenar papeleo. Sin embargo, ¿te gustaría añadir algún comentario, alguna anécdota o recomendación respecto a cómo fue este proceso?

Si bien, los trámites burocráticos pueden resultar desmotivadores, siempre mantuvimos el optimismo. Todas las etapas de transición son duras, y así nos lo hacían saber nuestros consultores. Por tanto, siempre nos mantuvimos positivos y conscientes de que se trataba de una inversión que sin duda nos resultaría beneficiosa a medio-largo plazo.

¿Tiene la empresa planeada la implantación de nuevos sistemas de gestión en el futuro?

Si, por supuesto. Ahora estamos muy familiarizados con el proceso de certificación y podemos afrontarlo de manera eficaz, ya que conocemos la documentación necesaria y los pasos que hay que seguir. Por ejemplo, nos estamos moviendo hacia una ISO: 22001. Por otro lado, la Dirección General se propone próximamente llevar a cabo una integración con las medidas de gestión medioambiental.

En un periodo que podríamos definir como de crisis o, al menos, de inestabilidad económica, ¿de qué manera se ha visto Libby’s afectada por la situación en los últimos años y en la actualidad?

Libby’s no ha sido ajena a esta situación de crisis que ha afectado negativamente al consumo en general. Esperamos que la situación comience a mejorar definitivamente, y por ello continuaremos resaltando la importancia del consumo de zumos y néctares. En este sentido, la organización “5 al día” recomienda el consumo de 5 raciones entre frutas y verduras al día, de las cuales una puede ser un vaso de zumo envasado.

En base a esto, ¿cuáles son las expectativas de futuro de Libby’s a medio y largo plazo?

Seguir fomentando, a través de medios, foros, charlas, etc. que la gente conozca las propiedades de nuestros productos, promover estos hábitos de consumo saludable y mantener nuestro compromiso con la innovación. Continuamente lanzamos nuevos artículos y formatos que satisfagan las expectativas y necesidades de nuestros consumidores, adaptados a una nueva imagen, siendo nuestro objetivo el de continuar en ese camino. Además, estamos trabajando en el desarrollo de una nueva gama de productos para niños de corta edad, a partir de un año.

¿Recomendaría a otras empresas del sector la certificación en sistemas de gestión de la calidad?

Por supuesto. Todo el mundo conoce hoy en día lo que es una certificación y los beneficios que puede aportar. Un sello es una garantía de cara al cliente, al consumidor, al proveedor, y a los propios trabajadores, de que estás haciendo las cosas bien. Desde luego habrá empresas que no necesiten certificar porque ya son suficientemente responsables y mantienen las exigencias legales de manera rigurosa, mientras que quizá otras empresas necesitarán de una guía que les muestre el camino de la gestión de la excelencia y la responsabilidad.

¿Le gustaría añadir algo más?

Me gustaría resaltar la diferenciación de zumo y néctar frente a otras bebidas. El cliente debe saber diferenciar entre las distintas opciones que ofrece el mercado y entonces valorar. Nosotros hacemos una etiqueta comprensible, segura, rigurosa y fiable para facilitar al consumidor esta labor crítica. En Libby’s trabajamos mucho con la pulpa, por lo que nuestros productos aportan, además de sabor, los mismos beneficios que se pueden obtener directamente de la fruta. Asi que animo a la gente a degustar nuestra gama de productos, si no lo han hecho ya, y les garantizo que quedarán completamente satisfechos. Para finalizar decirles que en nuestra página web explicamos tanto los procesos como las definiciones y propiedades de los productos a todas las personas interesadas y que quieran participar de ella.

Parte del equipo de calidad de Libby´s Canarias

Parte del equipo de calidad de Libby´s Canarias

Fuente:

observatorio calidad de Tenerife