Cuídate en verano

verano Libbys

• Hay alimentos como la fruta y la verdura que ayudan a lucir un bonito bronceado.
• Debe beberse, al menos, un litro y medio de agua al día.

Durante los 365 días del año hay que cuidarse, pero lo cierto es que el verano es una época en la que solemos preocuparnos más de lo habitual. Vigilamos lo que comemos, el tipo de ejercicio que realizamos, atendemos más a nuestra imagen… Anota estas sencillas recomendaciones y disfruta del verano.

Mantén una buena hidratación

Elemental en estos meses en los que el calor aprieta y las temperaturas suben. Hay que tener en cuenta que el agua forma parte de nosotros (más del 70% del cuerpo es agua), e interviene en muchos procesos orgánicos (forma parte de los tejidos, participa en la regulación de la temperatura corporal, en las digestiones…), por lo tanto, es importante beber agua con regularidad para que el organismo cuente con la necesaria para funcionar correctamente. Lo recomendable es tomar entre litro y medio y dos litros de agua al día, aunque no existe una cantidad exacta y las necesidades dependerán de cada individuo y sus características personales: edad, sexo, peso…

Comidas ligeras

Ensaladas, sopas y platos de caldo fríos, zumos y bebidas naturales… En verano es recomendable apostar por una dieta más ligera de lo habitual pero sin descuidar la calidad nutricional de los platos y optando por productos de temporada. Hay que tener en cuenta que las digestiones pesadas suponen un sobreesfuerzo para el organismo por ser más lentas.

¿Cómo reducir la sensación de hinchazón abdominal y la retención de líquidos?

Pues gracias a incluir en nuestro menú alimentos depurativos que faciliten la eliminación de toxinas y contribuyan a aumentar la sensación de ligereza. Frutas como la piña, la naranja, la fresa o la cereza pueden contribuir a ello, y es fácil incluirlas en la dieta tanto bebidas en forma de zumo o como un ingrediente más de nuestras ensaladas o postres.

Bronceado saludable

Es otra preocupación propia del verano. Lo fundamental es elegir bien el fotoprotector, también evitar tomar el sol en las horas centrales del día. Utilizar ropa transpirable y de colores claros, gafas de sol y sombrero, son otras recomendaciones de los especialistas, pero, ¿sabías que gracias a la alimentación también puedes cuidar tu piel y lucir un bonito bronceado? Esto es posible sobre todo por los antioxidantes, un grupo de nutrientes (vitaminas, minerales y compuestos de origen vegetal), que combaten los efectos de los radicales libres, responsables del proceso de envejecimiento. Son muchos los alimentos que cuentan con propiedades antioxidantes y que aportan otras sustancias que ayudan a cuidar nuestra piel. Es el caso, por ejemplo, de la vitamina C. Casi todas las frutas cuentan con ella, especialmente los cítricos. Además de antioxidante, participa en la absorción de vitaminas y minerales y en la producción del colágeno.

Fuente:
revista canaria de la salud logo