frutos rojos

Frutos rojos, antioxidantes con sabor

• Fresas, moras, cerezas, frambuesas, arándanos… son algunos de las frutas que se conocen como frutos rojos o frutas del bosque.


• Destacan por su alto poder antioxidante.frutos rojos

Si bien la mayoría de las personas reconocen las bondades de la fruta y la importancia de incorporarlas a la dieta, no siempre se conocen las peculiaridades de cada una de ellas. En el caso de los frutos rojos o frutas del bosque, destacan por su alto poder antioxidante.

¿Qué son los antioxidantes?

El oxígeno, aunque básico para vivir, también produce la oxidación de algunas células, lo que a su vez da pie a la formación de los radicales libres, sustancias relacionadas con el proceso de envejecimiento y que también derivan de la exposición ambiental como el humo del tabaco, la radiación o la contaminación.
Los antioxidantes reducen los efectos que dichos radicales libres tienen en nuestro organismos y por tanto ralentizan el proceso de envejecimiento

Frutos rojos

¿Pero qué hace destacar a los frutos rojos? Los flavonoides. Cada una de las frutas rojas tiene su propia composición pero, lo que hace a este grupo especial es su elevado contenido en flavonoides, los cuales intervienen en el color, aroma y sabor de tan atractivos frutos. Son numerosas las investigaciones que demuestran los efectos antiinflamatorios, antivirales o antialérgicos de los flavonoides y su papel protector frente a enfermedades cardiovasculares, cáncer y diversas patologías, como la hipertensión arterial.

Más beneficios

  • Su alto contenido en agua les confiere un bajo valor calórico, por lo que están recomendadas en dietas de control de peso.
  • Tienen un alto contenido en fibra soluble, por lo que además de facilitarnos el tránsito intestinal nos aportan sensación de saciedad y disminuyen la absorción de colesterol, al retenerlo y eliminarlo con las heces.
  • Son fuente extraordinaria de vitamina C y provitamina A, potentes antioxidantes, los cuales refuerzan nuestro sistema inmunológico y nos ayudan a la formación y regeneración de tejidos, además de mantener y formar unos óptimos glóbulos rojos.
  • Son ricos en hierro, que aunque sea de origen vegetal, se convierte en altamente asimilable por la alta presencia de vitamina C.
  • Contienen taninos de acción astringente y protectora cardiovascular, además de ser una muy buena fuente de magnesio, potasio y calcio.
  • Poseen un efecto diurético beneficioso en caso de hiperuricemia o gota y litiasis renal (favorece la eliminación de ácido úrico y sus sales), hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos.
  • Últimos estudios le confieren al arándano rojo una alta acción bactericida tanto a nivel digestivo, así como a nivel preventivo contra las infecciones urinarias por la Escherichia coli (E. coli), un tipo de bacteria que se encuentra en los intestinos”.

Apuesta por hábitos de vida saludables

Descubre Libby´s frutos rojos, el primer antioxidante con stevia.