La planificación de una dieta equilibrada

Planificando una dieta equilibradadieta equilibrada
Es hora de aprender a organizar tus menús semanales para poder llevar a cabo esa dieta equilibrada que tantas veces te has propuesto.

Quizás en ocasiones hasta nos desmoralizamos cuando vemos que no somos capaces de cumplir nuestros objetivos con la alimentación.

 

3 aspectos a tener en cuenta para conseguir una dieta equilibrada

1- Ser conscientes de lo importante que es la alimentación. Puedes comenzar haciéndote algunas preguntas como ¿Qué lugar ocupa la alimentación en mi vida?. La alimentación es directamente la gasolina que pone en marcha nuestro motor a diario, ahora, es importante que comprendas que hay muchos tipos y calidades de gasolina. No bastaría solo con alimentarte sin más, sino también habría que conocer qué parámetros cumplir para obtener un mayor rendimiento metabólico. Esto sin duda hará que vivas con más calidad de vida, esquivando las posibles enfermedades. Si este aspecto lo tienes claro, ya no valen más excusas como “no me gusta cocinar” o “no tengo tiempo para hacerme de comer”.

2- Teniendo en cuenta la frecuencia con la que debemos de ingerir cada grupo de alimentos, según la pirámide alimenticia,  lo ideal sería elaborar una planilla semanal para poder repartir las comidas entre los diferentes días de la semana según las ingestas recomendadas. Ten en cuenta a la hora de repartir las comidas la hoja de comedor del colegio de tus hijos o tu comedor del trabajo para cuadrar las cenas y no repetir alimentos en el mismo día. Siempre tómate al menos un día libre a la semana para poder comer lo que te apetezca.

3- Si ya tienes los pasos anteriores preparados, es hora de ir a hacer la compra. Aunque la comodidad resulta ser prioritaria, para la alimentación no es un buen aliado. Selecciona donde te gusta comprar determinadas cosas y elije un día tranquilo para llenar de nuevo tu despensa con productos de calidad. La compra semanal es vital para reponer los alimentos más frescos. Recuerda que si no quieres pecar con alimentos “non gratos” será mejor no comprarlos. La variabilidad en la alimentación es, sin duda alguna, el TOP 1.
Una vez conseguido los 3 pasos anteriores ahora sólo tienes que hacer volar a tu imaginación para salir de la rutina y probar con recetas nuevas y saludables. Para que te inicies, te dejamos algunas propuestas muy útiles;

Propuestas para la planificación semanal

DESAYUNO

Crema de avena con topping de frutas al gusto y semillas de sésamo. Recuerda que la avena siempre debe ir hidratada previamente y si lo haces en zumo de naranja 100% Libby´s … ¡Queda exquisita!
Tostadas integrales con crema de cacahuetes y mermelada sin azúcar acompañadas de un Libby´s de melocotón sin azúcar añadido.

MEDIA MAÑANA o MERIENDA

Un puñado de frutos secos variados al natural o tostados con un Libby´s pera-piña sin azúcar añadido.
Un yogur natural con una pieza de fruta. Si quieres tomar algo, un buen zumo tropical 100% puede ser una opción genial.

ALMUERZO

Crema de verduras. Ensalada de garbanzos, tomate, cebolla, rabanitos, kale, aguacate y una vinagreta casera como aliño. Pieza de fruta al gusto.
Arroz con verduras y pescado, tipo arroz amarillo. Acompáñalo con un zumo de tomate 100% que aportará licopenos a tu dieta.

CENA

Pechuga de pavo a la plancha con tortilla francesa de brócoli guisado.
Pastel de verduras y batata cocinado al horno. Este plato es muy sencillo, sólo necesitas una mandolina, cuatro tipo de verduras, batata, aceite de oliva, orégano y almendras picada para espolvorear por encima. Pon la mezcla en una fuente y hornea entre 20-30 minutos según el horno. Si quieres acompañar esta cena saludable puedes hacerlo con un zumo de manzana 100% bien fresquito.

Una dieta equilibrada es la base sobre la que cimentaremos nuestros hábitos de vida saludable

lucia corominas