¡Llegó el verano!

LLegó el verano• La fruta es uno de los mejores alimentos para hidratarse durante los meses de calor.
• El betacaroteno es un pigmento presente en la fruta que facilita un bronceado bonito y uniforme.

Si se quiere disfrutar del verano y no sufrir las consecuencias de las altas temperaturas es importante mantener un buen nivel de hidratación. ¿Y cómo puede conseguirse? Pues, entre otras cosas, aliándose con las frutas, uno de los alimentos que más agua aportan.

¿Por qué es tan importante la hidratación?

Porque el agua actúa en numerosas funciones metabólicas y bioquímicas del organismo, de hecho, “más del 65% de nuestro cuerpo está compuesto por agua y día a día, a través de nuestra respiración, sudoración, orina, heces, actividad, etc., perdemos una cantidad que debemos compensar”, indica Cristina Luján Pérez, dietista, nutricionista y miembro de la Asociación de Dietistas Diplomados de Canarias (ADDECAN). El agua sirve como lubricante, forma parte de los líquidos que rodean las articulaciones, alivia el estreñimiento y regula la temperatura corporal, entre otras funciones, y teniendo en cuenta que entre el 80 y el 90% de la composición de la fruta es agua, estas son perfectas para mantenernos hidratados.

En verano

Las altas temperaturas propias de esta época del año hacen que sea fundamental reponer los líquidos porque “aunque no es normal sufrir una deshidratación, las consecuencias son riesgo de caídas, infección del tracto urinario, formación de cálculos renales, enfermedad dental, trastornos broncopulmonares, estreñimiento, dolores de cabeza, migrañas, etc.”, nos advierte Cristina. También es importante hacer comidas más ligeras que faciliten la digestión y reduzcan la sensación tan incómoda de pesadez. Y todo esto puede conseguirse con las frutas.

¿Quieres presumir de bronceado?

Para disfrutar plenamente de los momentos de tranquilidad que regala el verano es importante tomar precauciones, como no exponerse al sol en las horas centrales del día (de 12 a 16h) o aplicarse protector solar. Si además se quiere conseguir un bronceado bonito y uniforme es importante tomar alimentos ricos en betacarotenos, “nutrientes esenciales presentes en numerosas frutas y verduras. Se trata precisamente del compuesto que le da el color anaranjado a algunos alimentos naturales”, nos aclara nuestra especialista, que añade, “actúan como antioxidantes, lo que ayuda al sistema inmunológico a protegerse de diversas enfermedades, activan la melanina favoreciendo el cuidado de la piel, intervienen en la formación de los huesos porque la vitamina A se encarga precisamente de que el crecimiento se produzca con normalidad, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares porque sus efectos desintoxican el cuerpo de ese colesterol malo que almacenamos, reducne la resequedad en los ojos y los protege de las cataratas, etc.”.
Algunas de las frutas más ricas en betacaroteno son las naranjas, las fresas y los frutos del bosque como las moras o los arándanos.

¡Stop al envejecimiento!

Las radiaciones solares favorecen la producción de radicales libres, que nuestra especialista define como “moléculas producidas cuando el cuerpo degrada los alimentos o por la exposición ambiental al humo del tabaco y la radiación. Los radicales libres pueden dañar las células y aumentar el riesgo de padecer algunas enfermedades (del corazón, cáncer, etc.)”. Para combatirlos es importante tomar alimentos ricos en antioxidantes, ya que el organismo no puede producirlos.
• Flavonoides. Son uno de los antioxidantes más destacados, presentes sobre todo en los frutos rojos como los arándanos, las moras o las cerezas.
• Licopeno. El tomate es uno de los alimentos con mayor cantidad de licopeno. Este antioxidante natural se ve potenciado con el calor, por lo que la disponibilidad y absorción del licopeno es mucho mayor con el tomate cocinado que crudo.
• Vitamina C. Cítricos como la naranja o el limón, el kiwi o el mango… Casi todas las frutas tienen vitamina C, un nutriente que solo puede obtenerse a través de la alimentación y que destaca especialmente en las frutas. Es antioxidante, participa en la absorción de vitaminas y minerales, y ayuda a la producción del colágeno.

¿Qué frutas son las más aconsejables en esta época?

Cristina Luján lo tiene claro “especialmente las frutas de temporada, ya que son frescas y ricas en agua: sandía, melón, mango, nectarina, ciruela, manzana y piña”, y termina con un consejo “los grupos de mayor riesgo son los lactantes, niños, ancianos, embarazadas y deportistas, por lo que hay que prestarles especial atención”.

Fuente:

revista canaria de la salud logo