Pollo de corral a la manzana

¿Te apetece hacer una comida especial en casa? ¿Invitar a amigos? ¿Darle una sorpresa a tu pareja? ¿Sorprender a tus hijos con una receta nueva y saludable?

Hoy te proponemos una receta válida para almuerzo o cena, ligera, sencilla y como no…. ¡Con fruta! Como ya hemos comentado en otras ocasiones, la manzana es de esas frutas con infinitas posiblidades por su capacidad de adaptación. Recetas dulces, saladas, en crudo, cocinada, pochada, caramelizada, rallada, en compota,… en fin, como más te apetezca en el momento.pollocorral

La receta de hoy contiene zumo de manzana Libby´s,  sin azúcares añadidos. Es una opción genial, su gusto de fondo a manzana le da un toque al pollo de corral maravilloso.

El pollo de corral tiene un color más amarillo de lo normal, un sabor más intenso, una carne más consistente y tiene menos grasas entre los músculos. El pollo de corral es campero y tiene una mejor calidad de vida.

Ingredientes

500 g pechugas de pollo de corral.
350 ml de zumo de manzana.
1 cebolla, cebolleta o puerro.
3 manzanas.
1 diente de ajo.
Pimienta molida.
Sal de hierbas.
Cebollino.

Elaboración

En primer lugar cortamos las pechugas de pollo de corral en tiras parejas, le añadimos medio limón exprimido, sal y pimienta. Dejamos reposar.
A continuación pochamos en una sartén el diente de ajo, la cebolleta, cebolla o puerro y un toque de aceite de oliva y un toque de sal. Es importante no dejar quemar esta preparación, pues es la base donde se cocinará el pollo y el sabor es crucial.
Doramos la pechuga de pollo en la sartén.
En un caldero, añadimos el zumo de manzana Libby´s hasta cubrir las pechugas de pollo a fuego medio. Después de cocinar durante 15 minutos, añadimos la manzana cortada en trozos similares al pollo o en daditos, al gusto. Esperamos hasta que la salsa reduzca removiendo de vez en cuando.
Cuando la salsa esté reducida, apartamos del fuego.
Para emplatar, sacamos el pollo por trozos y los colocamos junto con la manzana, luego, añadimos la salsa por encima al gusto de cada comensal. El cebollino se corta muy pequeño y se pone por encima para decorar y dar un toque con chispa al plato.
Este plato puede acompañarse de alguna verdura guisada, a la plancha o al vapor como coliflor, brócoli, habichuelas o acompañar con unas papas negras guisadas.