Propiedades de la fruta

Propiedades de la frutapropiedades de la fruta

Dejamos la primavera atrás y damos la bienvenida al verano, la época estival de la fruta y sin duda es la temporada que más variedades de frutas nos ofrece.

El verano es esa estupenda estación que en el hemisferio norte tiene lugar desde el 21 de junio hasta el 20 de septiembre. Las frutas de verano se caracterizan por ser refrescantes, de colores llamativos y de sabor más dulce si cabe. En esta época la fruta no sólo nos ofrece agua biológica para hidratarnos de la forma más natural posible sino también todo tipo de vitaminas, minerales y fibra.

En este grupo de alimentos el componente principal es el agua, que conforma entre el 80 y 90 % de cada pieza de fruta. Y esta agua, no es cualquier agua…. No! Se trata de un agua orgánica, limpia y con gran cantidad de oligoelementos y sustancias muy nutritivas que limpian el organismo y que nos hacen sentir sanos, jóvenes y fuertes.

En muchas ocasiones nos preguntamos qué beneficios nos aportan las diferentes frutas que encontramos en el mercado para así saber cuál elegir, porque en tema de frutas…. la selección puede ser difícil debido a que todas están riquísimas. Para tu tranquilidad, todas las frutas aportan diferentes vitaminas en diferentes cantidades.

Propiedades de la fruta: las vitaminas

A grandes rasgos, nos encontramos:

Las vitaminas del grupo B son esenciales para mantener un metabolismo activo. Algunas de ellas están implicadas en la degradación de los macronutrientes en el organismo, es decir, que nos ayudan a obtener energía. Ayudan además a mantener la salud del sistema cardiovascular, sistema nervioso y la regeneración celular para prevenir mutaciones en el ADN.

La vitamina A ó retinol participa en la regeneración celular como la vitamina B9 ó ácido fólico. Tiene una actividad importante sobre la visión, mejorando la capacidad de ver en la oscuridad.

La vitamina C, ¿por qué es tan importante?

Es una vitamina fundamental para el desarrollo normal del cuerpo humano. El consumo de esta vitamina debe ser diario, ya que al ser hidrosoluble el cuerpo actúa de manera inteligente expulsando diariamente la cantidad sobrante a través de la orina. Ésta vitamina no se almacena en el cuerpo, ni tampoco la produce por sí sólo. Todas las frutas y verduras contienen algo de vitamina C, por ello es tan importante cumplir “las 5 al día” .

Es una vitamina necesaria para el crecimiento y reparación de todos los tejidos del cuerpo.

Es muy conocida por mejorar la absorción del hierro, si carecemos de vitamina C puede favorecer la aparición de anemia.

Es un potente antioxidante que ayuda a contrarrestar el daño causado por los radicales libres, evitando el proceso de envejecimiento y la aparición de diferentes cánceres, cardiopatías y trastornos como la artritis.

La vitamina E tiene una misión directa en el cuerpo como antioxidante, también ayuda a mantener alerta el sistema inmune.

La vitamina D favorece la absorción de minerales fundamentales para los huesos y músculos como lo son el calcio y el fósforo.

Propiedades de la fruta: los minerales

La fruta contiene además cantidad de minerales y oligoelementos en concentraciones variables. Los más necesarios como el calcio, fósforo (ya nombrados anteriormente), potasio que contrarresta el sodio y alcaliniza el organismo fundamentalmente y el tan conocido hierro que es un mineral esencial para oxigenar el cuerpo. Igualmente el zinc con una acción que favorece las defensas del cuerpo (sistema inmune), el yodo implicado en la glándula tiroides y el magnesio fundamental en las principales funciones fisiológicas como la síntesis de proteínas.

¿Quieres saber más sobre los beneficios de la fruta? La próxima semana más…

lucia corominas