Zumo de fruta y salud dental

A pesar de lo mitos que circulan el consumo de zumo de fruta no es perjudicial para los dientes mientras se mantenga una adecuada salud buco-dental.

zumo de fruta salud dental

El consumo moderado de zumo de fruta no tiene por qué ser nocivo para la salud dental: Una dieta sana, variada y equilibrada debe ir acompañada de una correcta salud buco-dental. No sólo debemos prestar importancia a lo que comemos si no también a una correcta higiene dental en cuanto a la salud dental se refiere

 

La caries no solo depende de los componentes del alimento

La caries se produce por las bacterias de la placa bacteriana, que se alimentan de azúcares ingeridos que en su proceso de metabolización liberan ácidos que producen que el PH de la superficie del diente disminuya. Por tanto,la desmineralización dental no depende solo de la cantidad de azúcar que consumimos, también de otros factores como la frecuencia con que la tomemos, la calidad y cantidad de saliva, la presencia de placa bacteriana, los hábitos de higiene…

La cantidad de azúcares de los zumos es la presente naturalmente en la fruta, por ello las medidas de higiene buco-dental no tendrían que ser diferentes a las que usamos cuando tomamos otros alimentos.

Los zumos de fruta son beneficiosos en la dieta, porque aporta vitaminas fundamentales para nuestras encías y mucosas, además de por su alto contenido de agua -la deshidratación propicia la aparición de caries- y sus propiedades antioxidantes

Dentro de una dieta sana y equilibrada los zumos de frutas desempeñan un papel esencial. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es consumir al menos 400 g de frutas y verduras a diario. En este sentido, la organización ‘5 al día’ recomienda el consumo de cinco raciones entre frutas y verduras al día, de las cuales una puede ser un vaso de zumo envasado.

La legislación no permite la adición de azúcar a los zumos comercializados en España, por lo que tomar zumos de frutas envasados no debe suponer ningún problema significativo en la salud buco-dental, de niños y adultos, si después se mantiene una buena higiene, como con cualquier otro alimento.

Fuente:

asozumos