Cómo proteger el estómago durante las fiestas

Cómo proteger el estómago durante las fiestas

como proteger el estomago
Las fiestas navideñas están a la vuelta de la esquina, y una de las cosas que todos tenemos en mente son las copiosas comidas que nos esperan. Por eso, hoy hablaremos sobre cómo proteger nuestro estómago para esta guerra que se avecina.

Cómo proteger el estómago para la Navidad

Evitar comer demasiadas cantidades. Para lo cual, puede ayudarnos utilizar platos pequeños para controlar las raciones de comida que ingerimos. Disfrutar de una comida navideña no tiene por qué significar comer hasta reventar, sino disfrutar del sabor de cenas moderadas. No hay que olvidar que, si ingerimos más alimentos de los que nuestro cuerpo necesita, se almacenará en forma de grasa.
Diseñar una comida equilibrada, que incluya fruta y vegetales. En Navidad, es muy común que abusemos de alimentos ricos en grasas saturadas, como los fritos, los embutidos o los dulces navideños. Es por eso que, para compensar el exceso de calorías y ayudarnos a hacer mejor la digestión, las verduras son la mejor elección para complementar nuestro menú navideño. Esto se aplica también a los postres, para los que podemos optar por algo más saludable, como la fruta.
Comer despacio y beber infusiones para favorecer la digestión. Masticar bien los alimentos y comer sin prisas nos ayudará a que nuestra digestión sea mucho mejor. Y, además de beber agua, existen otras bebidas beneficiosas para nuestra digestión después de hacer una comida muy pesada. Entre ellas, las mejores son las infusiones con mezclas digestivas, como la manzanilla o el hinojo.
Controlar el consumo de alcohol. Aunque en unas fechas tan señaladas como estas es más fácil de decir que de hacer, intentar reducir el consumo de alcohol que tomemos también es un punto importante a favor de nuestro sistema digestivo. Y es que tomar demasiadas cantidades de bebidas alcohólicas, tras una comida copiosa, hará que los alimentos nos sienten mal.
No olvidar la actividad física. Aunque la Navidad sea sinónimo de vacaciones y descanso para muchos, es conveniente que no perdamos nuestra rutina deportiva, si la tenemos, o intentar empezar a ser más activos. En una época como esta, en que consumimos una mayor cantidad de alimentos y de grasas, es mucho más fácil que nuestra salud se vea afectada. Aprovechar estos días libres para planificar excursiones, o simplemente dar un buen paseo durante las mañanas, puede ayudarnos más de lo que pensamos.

Fuente:

logodeporpress