Albaricoque, una fruta para el verano propiedades y beneficios

El albaricoque, también conocido como damasco, es una fruta que posee múltiples cualidades medicinales y beneficiosas para nuestra salud. Pero también es un alimento muy recomendado para incluir en nuestra dieta si somos deportistas habituales o simplemente para incluir en nuestra dieta saludable semanal.

albaricoque

Índice

El damasco, fruta de verano

Propiedades nutricionales del Albaricoque
Beneficios del albaricoque para la salud
Variedades del albaricoque

El damasco, fruta de verano

El albaricoque o damasco  junto  al melocotón, el melón y la sandía forma parte de las consideradas frutas de verano, aunque su temporada se extiende desde la primavera hasta el propio septiembre.

El fruto

El albaricoque es originario de zonas templadas de Asia como Corea del Norte o Manchuria y fue el Imperio romano quien lo introdujo en Europa.

El albaricoque es un fruto similar al melocotón pero mucho más pequeño, de color amarillo pálido o anaranjado con alguna sombra roja. La pulpa no es muy jugosa, tiene cierta textura fibrosa y consistencia harinosa cuando el albaricoque está maduro. Se consume principalmente como fruta fresca, aunque también se utiliza para fabricar algunos derivados como compotas, mermeladas, zumos y los famosos ‘orejones’ que no son más que albaricoques secos.

El albaricoque pertenece a la familia de las Rosáceas y presenta generalmente una forma esférica aunque también puede ser achatado, de unos 3 cm de diámetro.

El albaricoque es un fruto climatérico. Es decir, que sigue madurando una vez recogido del árbol. Sin embargo, deben ser cogidos bien maduros para aprovechar su sabor y aroma. Si se cogen antes de tiempo son más ácidos, más duros y no maduran en su totalidad. Además, se hacen relativamente indigestos si se consumen verdes o no maduros.

La planta

El albaricoquero es un árbol frutal caducifolio de mayor tamaño que el ciruelo o el melocotonero, llegando a alcanzar, algunos ejemplares, alturas de hasta 10-12 metros con ramas que forman una copa redondeada y bastante amplia.

La corteza del tronco es pardo-violácea, agrietada; y las ramas son rojizas y extendidas cuando jóvenes y leñosas a partir del 2º año.

Sus hojas, al brotar y mientras son jóvenes, aparecen arrolladas, siendo luego de un color verde brillante por el haz y más pálidas por el envés. Son de forma aovada e irregularmente aserradas y algo acorazonada en la base.

Propiedades nutricionales del albaricoque

El albaricoque o damasco es rico en las siguientes vitaminas y minerales:

      • Vitamina A
        Ahora bien, si el albaricoque es famoso por algún nutriente, es por la vitamina A que contiene, y mucha, en forma de betacaroteno. Esta vitamina es esencial para el buen estado de la vista, la piel, el pelo, las mucosas, los huesos y el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Y, además, tiene propiedades antioxidantes.
      • Vitamina B3 o niacina
        La vitamina B3 interviene en la rotura de los hidratos de carbono, grasas y proteínas. Es importante en el metabolismo energético celular, sobre todo en el del sistema nervioso. Es una vitamina hidrosoluble y, por tanto, solo la encontramos en el albaricoque fresco.
      • Hierro
        Los albaricoques  contienen cantidades importantes de hierro en comparación con otras frutas, pero si los consumimos secos (en forma de orejones), la concentración en este mineral aumenta enormemente. En cifras, 100 gramos de orejones tienen más del doble de hierro que la misma cantidad que un bistec de ternera.
      • Potasio
        Participa en la regulación del balance de agua en el organismo y también en la contracción del corazón y la transmisión del impulso nervioso. Una insuficiencia de potasio provoca síntomas como cansancio, dolor muscular, debilidad, astenia y las temidas rampas. La falta de potasio se puede producir durante una práctica de ejercicio intenso, momento en que la sudoración es máxima.
      • Magnesio
        Se relaciona con el funcionamiento del intestino, del sistema nervioso y los músculos, forma parte de los huesos y de los dientes y mejora la inmunidad; además, tiene un ligero efecto laxante.
      • Calcio
        El calcio es el mineral más abundante del cuerpo. Su función principal es la de ayudar a construir y a mantener huesos y dientes, a la vez que interviene en los procesos de coagulación sanguínea.
      • Cobre y cobalto
        Estos son dos minerales que forman parte de los glóbulos rojos y de la hemoglobina. El cobalto forma parte, además, de la vitamina B12, que es necesaria para fabricar estos glóbulos y para el equilibrio del sistema nervioso.

 

Beneficios del albaricoque para la salud

Esta fruta posee una alta cantidad de vitaminas y azúcares naturales, eliminando toxinas y siendo una fuente perfecta para recuperar energías tras una dura sesión de entrenamiento. Además, el albaricoque tiene propiedades calmantes y sedantes, aliviando la tensión de los músculos. En otras palabras, posee cualidades albaricoqueantiinflamatorias que reducen el dolor y mejorar la movilidad de nuestras articulaciones.

Los albaricoques, como decíamos, son ricos en potasio, un mineral que, unido al sodio, ayuda a nivelar el agua intracelular y la extracelular, ayudándonos a mantener una presión arterial más saludable. Y también son fuente de hierro, el cual es muy beneficioso para nuestro organismo, al reforzar la absorción de otros tipos de minerales. El hierro se absorbe mucho mejor gracias a una fuente de vitamina C, algo que también podemos encontrar en esta fruta.

A todo lo anterior hay que sumarle que los albaricoques son también un alimento rico en antioxidantes, uno de los principales aliados del deportista. Los antioxidantes son bien conocidos por combatir el envejecimiento prematuro de las células de nuestro cuerpo, un envejecimiento que puede acelerarse debido al impacto de unos elementos conocidos como radicales libres. Estos elementos pueden llegar a nuestro organismo a través de diferentes factores, como la contaminación, pero también los produce nuestro cuerpo, especialmente cuando hacemos ejercicio físico. Es por eso que los antioxidantes son tan importantes en la dieta habitual del deportista.

Variedades del albaricoque

Las variedades más destacables son:

      • Bulida: es una variedad española de frutos grandes y con un surco poco profundo. Su piel es amarilla y su carne, dulce, jugosa y perfumada.
      • Canino: variedad española de fruto, con forma casi redonda y tamaño grande o muy grande, de piel amarilla o anaranjada.
      • Nancy: es un fruto de tamaño muy grande, un poco hinchado en la base, casi esférico y abollado en el pico. Su piel es de color amarillo oro con vetas rojas y su piel presenta pequeños abultamientos. La carne tiene color cobrizo, es perfumada y de sabor fino, dulce y un poco ácida.
      • Paviot: son frutos de tamaño muy grande, de color anaranjado y rojo intenso. Su carne es amarilla, fina y agradable.
      • Moniquí: es una variedad de gran tamaño. El fruto es oval y aplastado, con piel blanquecina y pulpa turgente, carnosa y de sabor extremadamente azucarado.
      • Currot: es la variedad comercial más temprana que aparece en el mercado. Son frutos de pequeño tamaño, piel delicada de color blanco-rosáceo, con pulpa blanquecina, poco carnosa y sabor acidulo. Se suelen premadurar antes de su comercialización ya que recién cosechados carecen de valor gustativo.
      • Galta roja: en castellano significa mejilla roja, posiblemente sea la variedad más comercializada y más consumida en España. Posee una piel atractiva, mitad rojiza y mitad amarilla o naranja, y su pulpa es anaranjada y de sabor dulce.
      • Ginesta: una de las variedades más precoces que aparece en el mercado. Los frutos tienen forma esférica y su piel es blanquecina. La pulpa carnosa tiene color blanco y sabor suave y delicado.
      • Mitger: variedad que se caracteriza por el tamaño de sus frutos, en torno a 50-55 mm. Su piel es fina, suave y aterciopelada, y su carne blanca, dulce y jugosa.

 

Los impresionantes beneficios para la salud y su delicado y dulce sabor, convierte al albaricoque en una fruta imprescindible, que no puede faltar en nuestra dieta desde comienzos de la primavera hasta finales de verano.

Compartir esta entrada