Mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado

Circulan muchos mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado, te aclaramos la dudas.

Mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado
Una encuesta de IPSOS llevada a cabo en 2019 entre 2.099 profesionales de la salud reveló que existen muchos mitos sobre la pureza del zumo de naranja, que dan lugar a una infravaloración de su valor nutricional.
Se ha desvelado que existen muchos mitos alrededor de este producto, especialmente sobre su pureza y sus beneficios reales para nuestro organismo, unos mitos que han dado lugar a que la gente se cuestione su valor nutricional.

Veamos la comparación de estos mitos con información real y comprobada sobre el zumo de naranja envasado.

Índice:

Mito 1: Contienen conservantes y colorantes
Mito 2: El zumo de naranja no es beneficioso para la salud
Mito 3: Los zumos pasteurizados y de conservación destruyen los nutrientes de la fruta
Mito 4: Los zumos concentrados no tienen nutrientes
Mito 5: El zumo de naranja no contiene polifenoles
Mito 6: El zumo de naranja engorda

Mito 1: Contienen conservantes y colorantes

El primer mito es aquel que observa que el zumo de naranja contiene colorantes o conservantes, cuando la realidad es que el reglamento europeo actual lo prohíbe al igual que el azúcar añadido.

No se añade ni se elimina nada. Esto incluye azúcar, conservantes, colorantes, estabilizantes y saborizantes.

El Real Decreto 781/2013 de 11 de octubre, establece las normas relativas a la elaboración, composición, etiquetado, presentación de los zumos de frutas y otros productos similares destinados a la alimentación humana.

 

Mito 2: El zumo de naranja no es beneficioso para la salud

Se ha extendido la creencia de que el zumo de naranja no es beneficioso para la salud, cuando la realidad es muy diferente.

Entre otros beneficios del zumo de naranja destacamos:

  • La vitamina C, sello característico de las naranjas, ayuda a reforzar nuestro sistema inmunitario. Además del famoso poder antioxidante de la vitamina C que contribuye a neutralizar los radicales libres, principales causantes del deterioro celular y, por extensión, ayuda a frenar la aparición de los signos del envejecimiento y las enfermedades degenerativas.
  • Además, el zumo de naranja es rico en folato, que favorece una función psicológica normal. El folato es una vitamina del grupo B y es esencial para la síntesis de la mielina (de la sustancia blanca cerebral), la síntesis de purinas, neurotransmisores, el metabolismo de diversos aminoácidos, y otras importantes funciones.
  • Alto contenido en potasio,  perfecto para mantener tanto una adecuada presión sanguínea, como un buen funcionamiento muscular.

dieta saludable

Mito 3: Los zumos pasteurizados y de conservación destruyen los nutrientes de la fruta

En este tercer mito sobre el zumo de naranja hablamos sobre el hecho de que muchos profesionales de la salud creen que los procesos de pasteurización y de conservación destruyen los nutrientes de la fruta.

Sin embargo, lo cierto es que los estudios llevados a cabo por AMC Innova demuestran que los niveles de vitamina C que permanecen en el zumo tras estos procesos siguen siendo muy altos.

Gracias a la pasteurización, los zumos comerciales envasados cuentan con las máximas garantías higiénicas y sanitarias para su consumo. La seguridad alimentaria es vital y la industria del zumo trabaja constantemente para garantizarla al consumidor.

Mito 4: Los zumos concentrados no tienen nutrientes

Antes de abordar el mito en sí, es importante explicar que es un zumo concentrado: durante el procesado de la fruta, una vez obtenido el zumo, éste se somete a un proceso de evaporación para eliminar parte del agua obteniéndose un zumo concentrado. Al concentrado se le añade agua, reconstituyéndolo, antes de ser envasado. Tampoco está permitida la adición de azúcar.

Este cuarto mito sobre el zumo de naranja se refiere a que muchos profesionales de la nutrición en Europa creen que los zumos creados a partir de concentrado poseen una cantidad menor de nutrientes.

La realidad es que los niveles de vitamina C, hesperidina y potasio son similares, independientemente de si procede de concentrado o si es exprimido.

Mito 5: El zumo de naranja no contiene polifenoles

Mucha gente no sabe que el zumo de naranja contiene polifenoles, cuando es una de las fuentes más ricas de  hesperidina, un polifenol de la subclase de las flavanonas.

Este polifenol, presente en la capa blanca de la piel y en la membrana de las frutas cítricas, posee propiedades antiinflamatorias y es muy beneficioso para nuestro sistema circulatorio, mejorando la elasticidad y el tono de los vasos sanguíneos.

Mito 6: El zumo de naranja engorda

La creencia generalizada de que el zumo de naranja tiene azúcar añadido, es lo que lleva a muchos a pensar que es la clave de que engorde. Y tal y como te explicábamos en el mito número 1, al zumo de fruta envasado no se le añade ni se le quita nada, por tanto y según la normativa antes comentada: el zumo de frutas envasado no contiene azúcares añadidos.

Algunos estudios que han sido difundidos por la prensa y blogueros han señalado que beber muchos zumos de fruta está asociado a un mayor riesgo de padecer obesidad.

La experta en nutrición Tanja Callawaert, miembro del comité científico internacional de Fruit Juice Matters, sostiene todo lo contrario: “Está demostrado que las personas que desayunan bien y beben un vaso de zumo de naranja natural tienen menor riesgo de padecer sobrepeso. La especialista belga destaca la importancia de realizar un desayuno saludable, que incluye una ración de fruta, y que debería aportarnos entre el 20 y el 30 por ciento de las calorías del día.

 

Conclusión

  • El zumo de naranja envasado no contiene azúcar, ni conservantes, ni colorantes, ni estabilizantes y ni saborizantes.
  • El zumo de naranja contiene nutrientes beneficiosos para nuestra salud: vitamina C, folato, potasio, hesperidina…
  • Los niveles de vitamina C, hesperidina y potasio son similares, independientemente de si procede de un zumo concentrado o si es exprimido.
  • Gracias a la pasteurización, los zumos comerciales envasados cuentan con las máximas garantías higiénicas y sanitarias para su consumo. Y este proceso no destruye los nutrientes de la fruta.
  • Los zumos de frutas, dentro de una dieta saludable, no provocan obesidad.

 

 

infografía zumo de naranja

Infografía mitos y realidades del zumo de naranja envasado

 

Ahora que ya conoces los mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado, ¿nos tomamos un zumo?

¿Quieres descargar la infografía? Descarga en pdf

 

 

Compartir esta entrada