Cómo crear un buen lugar de estudio para tus hijos

Desde siempre, los jóvenes en edad escolar han compaginado el trabajo en las aulas con las tareas de refuerzo en casa. Sin embargo, en los últimos tiempos, con las exigencias de la pandemia y el teletrabajo, la disponibilidad de un lugar de estudio adecuado se ha hecho más importante que nunca.

lugar de estudio

A la hora de organizar lugares de estudio en casa, debemos analizar nuestras necesidades y adaptarnos al espacio disponible.

Con las siguientes recomendaciones y buena voluntad, podrás conseguir el espacio de estudio ideal para tus hijos.

Índice

Consejos para crear un buen espacio de estudio

Importancia de disponer de un buen espacio de estudio

Conclusiones

lugar de estudio

Consejos para crear un buen espacio de estudio

A la hora de conseguir que los niños saquen buenas notas podemos seguir las recomendaciones que comentamos en nuestra guía de las mejores técnicas de estudio. Sin embargo, no será suficiente si no disponen de un espacio de estudio adaptado a sus necesidades.

  • Adecuado a su edad y tamaño para evitar lesiones e incomodidad.
  • Con mobiliario cómodo y ergonómico.
  • En un espacio bien iluminado, con ventilación y temperatura agradable.
  • En una zona silenciosa y libre de distracciones.
  • Donde tenga acceso a todo el material escolar necesario, sin perder el tiempo en ir a buscarlo a otro sitio.
  • Y decorado a su gusto, pero sin elementos que puedan distraerlos del estudio.

Si queremos ayudar a nuestros hijos a aprovechar el tiempo y obtener buenos resultados, lo mejor es seguir estos sencillos consejos para proporcionarles el lugar de estudio ideal.

Uso correcto del ordenador para cuidar la salud visual

El estudio y las tareas obligan a los jóvenes a pasar numerosas horas delante del ordenador, sin contar las que pasan ante otro tipo de pantallas por motivos de ocio o en su tiempo libre.

Esto puede provocar fatiga visual, visión borrosa, lagrimeo, sequedad ocular, enrojecimiento de los ojos e incluso un aumento de la miopía.

Por eso, el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas de España (CNOO) aconseja adaptar los espacios de estudio en casa para evitar problemas visuales ante la posibilidad de incremento de clases online.

Algunos consejos para proteger la vista ante el ordenador son:

  • Evitar los reflejos en la pantalla.
  • Configurar una buena iluminación y contraste.
  • Situar la pantalla ligeramente por debajo de la altura de los ojos.
  • Parpadear con regularidad.
  • Seguir la regla 20/20/20: separar la vista de la pantalla durante 20 segundos, cada 20 minutos y enfocar un objeto que esté a 20 pies (unos 6 metros) de distancia.
  • Enfocar objetos lejanos a través de la ventana.
  • Realizar descansos de cinco o diez minutos cada hora.

Organiza el espacio de estudio

No todos los niños disponen de un cuarto en el que poder estudiar tranquilos y aislados de ruidos o distracciones, pero tampoco es necesario. Lo importante es delimitar un espacio de estudio específico, que no se dedique a otra función, con tres elementos básicos:

  • Una mesa exclusiva para esta tarea.
  • Una buena silla.
  • Una iluminación adecuada.

También es importante que tengan acceso a todo el material de trabajo: lápices y papel, libros y fichas de estudio; eso sí, ordenado de forma que la mesa quede libre de trastos y elementos innecesarios. Si no los están usando, lo ideal es que guarden estos objetos en cajones o estanterías de fácil acceso.

 

Elige una ubicación bien iluminada con luz natural

A la hora de diseñar lugares de estudio en casa, resulta indispensable disponer de una buena iluminación, preferiblemente natural.

La falta de luz provocará que el niño fuerce la vista, lo que causa problemas visuales, dificulta la capacidad de concentración y hace que el cerebro se canse antes, llegando a provocar somnolencia.

Por esto, es recomendable situar el lugar de estudio junto a una ventana con acceso a luz natural, mejor si es de manera indirecta, para evitar que deslumbre sobre la superficie de la mesa, la pantalla o los papeles.

Si debes recurrir a la luz artificial, evita los fluorescentes, pues el parpadeo constante provoca una mayor fatiga visual, y sigue estos consejos prácticos para dar con la mejor lámpara de escritorio:

  • Busca una lámpara específica para esa función.
  • Gradúa la luz según tus necesidades.
  • Colócala donde evites sombras y deslumbramientos.

Intentar que el espacio sea silencioso

Lo más probable es que, mientras nuestro hijo estudia o realiza las tareas, haya más gente en casa, hablando, oyendo música o viendo la televisión.

Cuando organizamos un lugar de estudio en casa, debemos intentar que esté lo más aislado posible de todas estas distracciones. Lo ideal es que se trate de una habitación separada de las demás, en la que el niño pueda trabajar a solas e incluso con la puerta cerrada.

En caso de que esto resulte inviable, se puede recurrir a auriculares con función antiruido o a música relajante que favorezca la concentración al tiempo que evita las distracciones externas.

Llegar a un acuerdo con la familia también resulta aconsejable, de forma que, mientras el niño estudia, el resto trate de hacer el menor ruido posible.

Ventilación y temperatura

Varios estudios se han preguntado:¿Influye el calor en nuestra capacidad para estudiar? Las conclusiones afirman que por encima de 21º se detecta una disminución en el rendimiento, que empeora a partir de los 32º y es drástica por encima de 38º.

Podemos decir que tanto el calor como el frío dificultan la capacidad de concentración y pueden ocasionar problemas de salud, de modo que debemos asegurarnos de que el espacio de estudio mantenga una temperatura adecuada y una buena ventilación.

Mobiliario cómodo y ergonómico

El mobiliario indispensable para un espacio de estudio en casa consiste en dos elementos básicos: la mesa y la silla.

A la hora de elegir una mesa, lo más indicado es un escritorio con cajones o zonas de organización, que pueda adaptarse, en altura o mediante accesorios, al crecimiento y las necesidades del niño a lo largo de los años.

La silla es aún más importante. Debe adaptarse a la edad del estudiante, no es lo mismo un universitario que un niño que trabaja menos tiempo y querrá sentarse y levantarse con facilidad.

En cualquier caso, la altura de la silla debe ajustarse siempre de manera correcta:

  • Con las manos sobre la mesa, los codos deben formar un ángulo de 90º.
  • Se debe evitar que los reposabrazos toquen los codos cuando las manos estén sobre la mesa. Si son demasiado altos, es mejor quitarlos.
  • Los pies deben apoyarse en una superficie plana, de forma que las rodillas dibujen un ángulo de 90º. Si el niño no llega al suelo, se recomienda instalar un reposapiés.

Decoración que invite a la calma

Cuanto más cómodo se sienta el niño en su espacio de estudio en casa, más tiempo querrá pasar en él. Por eso, es importante que pueda decorar esta zona a su gusto.

Tan solo habremos de intentar que no resulte demasiado sobrecargado, ya que esto podría ser fuente de distracciones.

Debemos buscar el equilibrio entre una decoración que lo haga sentir a gusto y un efecto excesivo que afecte a su concentración

Importancia de disponer de un buen espacio de estudio

Los niños tienden a recurrir a cualquier espacio a la hora de realizar la tarea: sobre la cama, en el suelo, en el sofá…

Poder ofrecer a nuestros hijos un espacio de estudio adecuado se cuenta entre las mejores técnicas de concentración para estudiar. Ayuda a evitar distracciones, a sentirse cómodo durante las horas de trabajo e incluso a evitar lesiones por mala postura.

Conclusiones

La existencia de un buen lugar de estudio en casa facilita la concentración, evita distracciones y ayuda a sacar el máximo provecho del tiempo de estudio y deberes.

Compartir esta entrada