Propiedades de la mandarina

Descubre todas las propiedades de la mandarina y por qué es una fruta perfecta para ser incluida en una dieta sana y saludable.

Propiedades de la mandarina

La mandarina es una conocida fruta cítrica por la gran cantidad de propiedades que contiene, especialmente por su riqueza en vitaminas antioxidantes, uno de los mayores aliados de nuestro sistema inmunitario.

Se trata de una de las frutas más populares por su característico sabor, también entre los más pequeños, pues también es muy fácil de pelar y comer.

Propiedades de la mandarina

  • Al igual que el resto de cítricos, como la naranja o el limón, su pulpa es rica en vitamina C, flavonoides, betacaroteno y aceites esenciales.
  • Además, destaca por su riqueza en ácido fólico, una vitamina perteneciente al complejo B esencial para la salud, pues protege las células sanas, previene la anemia, contribuye a controlar la hipertensión e interviene en la formación del sistema nervioso.
  • Las mandarinas son muy usadas en las dietas para adelgazar, ya que funcionan muy bien como diuréticos, favoreciendo la eliminación de líquidos. Además, al poseer grandes cantidades de fibra, son beneficiosas para regular el sistema digestivo, evitando problemas como el estreñimiento, pero también reduciendo la absorción de las grasas. Las frutas con vitamina C, como es el caso de la mandarina, suelen causar sensación de saciedad lo que, unido a su bajo contenido en azúcares, convierten a esta fruta en una gran aliada contra la obesidad y para las dietas de adelgazamiento.

Vitamina C y flavonoides

  • Por supuesto, la vitamina C también juega un papel fundamental en la protección de nuestro sistema inmunitario, reduciendo la duración y la intensidad del catarro o la gripe. La vitamina C  puede hacer mucho por tu salud.
  • Además, previene la aparición de enfermedades degenerativas y cardiovasculares, pues flavonoides, como la hesperidina, protegen las paredes de los vasos sanguíneos.

Más minerales y vitaminas

  • En casos de anemia, también se recomienda el consumo de las mandarinas, ya que la vitamina C favorece la absorción de hierro, aportado por otros alimentos, además de favorecer la producción de glóbulos rojos.
  • El elevado contenido en agua, potasio y ácido cítrico de las mandarinas producen un efecto diurético en nuestro cuerpo, favoreciendo la eliminación del ácido úrico y sus sales. Además, su consumo mejora el tono de la piel y ayuda a lucir una piel libre de imperfecciones, reduciendo los signos del envejecimiento, como las arrugas o las manchas.
  • Finalmente, son ricas en vitamina E y B12, las cuales son esenciales para inducir el crecimiento del cabello.

Información nutricional de las mandarinas

Lógicamente las propiedades de la mandarina provienen de su composición nutricional, así que te mostramos todos los valores nutricionales de este sabroso cítrico.

Valor nutricional por cada 100 grs

  • Calorías 37.
  • Hidratos de carbono 9 grs.
  • Fibra 1,9 grs.
  • Agua 88,3 grs.

Vitaminas por 100 grs 

  • Vitamina A 106 ug.
  • Vitamina D 0 ug.
  • Vitamina E 0,22 mg.
  • Folato 32 ug.
  • Niacina 0,3 mg.
  • Riboflavina 0,02 mg.
  • Tiamina 0,07 mg.
  • Vitamina B-6, Total 0,07 mg.
  • Vitamina C (ácido ascórbico) 35 mg.

Minerales por 100 grs 

  • Calcio 36 mg.
  • Hierro 0,3 mg.
  • Potasio 160 mg.
  • Magnesio 11 mg.
  • Sodio 2 mg.
  • Fósforo 17,2 mg.
  • Ioduro 0 ug.
  • Selenio 0 ug.
  • Zinc 0,4 mg.

Diferencia entre naranjas y mandarinas

Muchas personas confunden las naranjas con las mandarinas, y la mayoría solo consiguen diferenciarlas por el tamaño.

Pero lo cierto es que las mandarinas y las naranjas son más diferentes de lo que a veces pensamos .

Los aportes nutricionales de ambas frutas son muy diferentes, siendo recomendable su inclusión en la dieta dependiendo de las necesidades nutricionales de cada uno.

Lo primero que queremos dejar claro desde el principio es que son frutas distintas, aunque se parezcan bastante en su forma.

No se trata, como se suele pensar, que las mandarinas sean un tipo de naranja diferente, son igualmente hesperidios y cítricos, pero son frutas distintas.

¿En qué se diferencian las mandarinas de las naranjas?

Una vez  aclarado que se trata de 2 frutas distintas vamos a hablar de 2 diferencias evidentes : el sabor y el tamaño.

  • Las naranjas, por regla general, suelen ser mucho más grandes que las mandarinas, teniendo una corteza más dura y áspera.
  • Las mandarinas, por el contrario, cuentan con una piel algo más endeble, más fácil de “pelar” con nuestras propias manos, desprendiéndose muy bien del interior de la propia fruta.
  • El sabor de la naranja es más ácido e intenso que el de la mandarina, la cual cuenta con un mayor contenido de azúcares simples, lo que rebajan esa acidez al probarla.
  • Los gajos de la mandarina son mucho más fáciles de separar que los de la naranja.

Nos referimos ahora a otra de las diferencias más notables entre ambas frutas: el aporte de nutrientes

  • El aporte de vitamina C en la naranja es mucho mayor que en el de la mandarina, aunque esta es más rica en vitamina A  que la naranja.
  • La naranja también sale ganando en lo que a Vitamina B3 se refiere, así como en hierro y en calcio, aunque con una diferencia menor.

 

La naranja posee más fibra y proteínas, por lo que la naranja es un poco más calórica que la mandarina.

Ambas frutas son, sin embargo, aliadas perfectas para los resfriados y procesos gripales. Sus vitaminas protegen nuestro sistema inmunológico de los virus que puedan atacarnos, y además están siempre indicadas como remedio perfecto para los resfriados.

Ideas para incorporar las mandarinas a tu dieta

La mandarina es el cítrico más fácil de pelar y de comer, por eso se suele comer entera.

Pero las mandarinas son versátiles y ofrecen a los amantes de la cocina  la oportunidad de innovar en los platos.

Aparte de los gajos, se pueden aprovechar la cáscara, el jugo e incluso las hojas en infusión.

Algunas ideas innovadoras:

  • Puedes rallar la cáscara sobre una ensalada.
  • Puedes decorar postres con piel confitada (corta la piel en tiras muy finas y cuécela en una mezcla de agua y azúcar a partes iguales).
  • Puedes dejarla en aceite o vinagre para aromatizarlos.
  • El zumo puede usarse como aliño para ensaladas, en gelatina  y en la elaboración de salsas.
  • Para marinar se emplean tanto la piel como el zumo (de mandarinas aún verdes, más ácidas).
  • Como alternativa a la conocida vinagreta de naranja.

Las mandarinas también son un ingrediente ideal en muchos platos, tanto dulces como salados.

  • Aunque se tiene más considerada a la naranja para cocinar, la mandarina es también una excelente fruta para hacer todo tipo de platos, ensaladas, guisos de carne, postres,  galletas…
  • Una salsa de mandarina es perfecta para acompañar aves como el pollo, pavo, pato, pero también es una delicia que puedes añadir en un salmón asado.
  • Como postre es fundamental. La puedes tomar sola, con un poco de azúcar, y también con canela y un chorrito de licor.

Así que si quieres beneficiarte de todas las propiedades de la mandarina, tienes un montón de formas diferentes de utilizarlas en la cocina.

Y por supuesto también puedes tomarlas en forma de zumo y aprovechar las famosas propiedades de los zumos cítricos.

En resumen.

Propiedades de la mandarina más destacables

Una mandarina tiene menos de 40 calorías, aproximadamente 1,5 gramos de fibra, un montón de flavonoides y casi tanta vitamina C como cabría esperar de la hermana pequeña de una naranja. Las mandarinas facilitan la absorción de hierro y tienen aproximadamente el triple de vitamina A que una naranja.

 

Si quieres beneficiarte de todas las propiedades de la mandarina, también puedes hacerlo en forma de zumo, como una alternativa válida a la pieza de fruta en su estado natural. Por ejemplo, el Néctar Multifrutas de Libby’s cuenta con la mandarina como uno de sus deliciosos ingredientes.

¿A qué esperas para probarlo?

Fuente logodeporpress