Consejos para una alimentación saludable en Navidad

Las fiestas navideñas suelen ser sinónimo de excesos, por esto queremos ofrecerte algunos consejos para una alimentación saludable en Navidad para vivir estas fechas de una forma sana y con vitalidad y energía sin renunciar, claro que no, a los alimentos típicos de estas fechas.

alimentación saludable en Navidad

Índice

7 consejos para Navidad

7 pautas para compensar

Cómo proteger el estómago

7 consejos para una alimentación saludable en Navidad

  • Planifica el menú. Trata de hacer los menús equilibrados si el plato principal es muy graso acompáñalo de entrantes ligeros.
  • Incluye la fruta en el menú navideño. Sírvelas como postre junto a las delicias navideñas
  • Evita los picoteos antes de la comida.
  • Prueba de todo pero sírvete en un plato pequeño y no repitas.
  • Evita los atracones, come de todo pero en su justa medida.
  • No abandones el ejercicio físico y el deporte en las fiestas.
  • Haz desayunos saludables con fruta, zumos, cereales y lácteos.

7 pautas para compensar en Navidad

Además de los consejos anteriormente descritos, sobre alimentación saludable en Navidad…frente a los excesos , está el  arte de compensar.

Disfrutar de las comidas en los días especiales, pero no dejarse llevar por la marea que alarga el placer de comer sin control  para ello nos sirven unas sencillas pautas para contrarrestar la superabundancia de los menús navideños y así mantener un peso saludable.

  1. El truco siempre está en la cantidad y no en la variedad. Si seguimos haciendo 5 comidas al día, no llegaremos con tanta hambre a esa reunión de antiguos alumnos ni a la comida de empresa pudiendo así ponernos un plato variado y apetitoso, en una cantidad considerada. Dejar de almorzar y merendar, porque tenemos una cena de este tipo, nunca es una opción. Llegaremos con mucha hambre, comeremos en exceso y estaremos haciendo trabajar hasta el agotamiento a nuestro sistema digestivo, manifestándose en muchos casos síntomas de acidez, digestiones pesadas, regurgitaciones, flatulencias y dolor de estómago.
  2. Priorizar lo vegetal antes de los eventos, es una de las mejores herramientas, así no nos olvidamos de la fruta, verduras, hortalizas y legumbres cumpliendo los aportes de nutrientes necesarios.
  3. Llevarnos la fiambrera al trabajo para evitar hacer más comidas fuera de las que ya hay en navidad.
  4. Llevar encima tentempiés como por ejemplo, frutos secos y un Tufruti de manzana para evitar llegar a las comidas principales con tanta hambre. Esta es la mejor forma de compensar y controlar lo que comemos durante una época de excesos.
  5. Evitar las bebidas alcohólicas, no es un consejo práctico para estas fechas, por lo que es preferible saber como compensar los excesos alcohólicos. El alcohol nos aporta una caloría conocida como vacía, sin aporte nutricional alguno. Beber agua después de beber alcohol, se convierte en una herramienta eficaz para depurar el alcohol presente en la sangre.
  6. Evitar los refrescos en mayor medida, pudiendo sustituir estas bebidas sin nutrientes, por zumos de frutas Libby´s que se pueden elegir entre la amplia gama de sabores y de este modo suplir una pieza de fruta diaria.
  7. Otra herramienta de compensación a usar debería ser el ejercicio físico de manera habitual, si ya lo realizas te invito a que aumentes el tiempo del mismo durante este período navideño. De esta manera favorecemos la eliminación de toxinas y la movilización de las grasas evitando que se acumulen.

Como aporte final, la toma de conciencia es crucial. Hacer balance de lo que hemos comido y contabilizar las veces que nos saltamos los hábitos saludables en el día a día, porque es esa la única manera de poder aplicar el método de compensación para no subir de peso y sobre todo, para mantener un estado saludable. La compensación no es más que permanecer dentro de lo habitual el mayor tiempo posible durante las semanas de diciembre y enero, donde nuestra rutina se ve alterada.

Cómo proteger el estómago en la Navidad

Nuestro sistema digestivo es quien más se resiente de los excesos en las épocas navideñas, si queremos protegerlo podemos seguir estas recomendaciones dirigidas a cuidar nuestro estómago:

  • Evitar comer demasiadas cantidades. Para lo cual, puede ayudarnos utilizar platos pequeños para controlar las raciones de comida que ingerimos. Disfrutar de una comida navideña no tiene por qué significar comer hasta reventar, sino disfrutar del sabor de cenas moderadas. No hay que olvidar que, si ingerimos más alimentos de los que nuestro cuerpo necesita, se almacenará en forma de grasa.
  • Diseñar una comida equilibrada, que incluya fruta y vegetales. En Navidad, es muy común que abusemos de alimentos ricos en grasas saturadas, como los fritos, los embutidos o los dulces navideños. Es por eso que, para compensar el exceso de calorías y ayudarnos a hacer mejor la digestión, las verduras son la mejor elección para complementar nuestro menú navideño. Esto se aplica también a los postres, para los que podemos optar por algo más saludable, como la fruta.
  • Comer despacio y beber infusiones para favorecer la digestión. Masticar bien los alimentos y comer sin prisas nos ayudará a que nuestra digestión sea mucho mejor. Y, además de beber agua, existen otras bebidas beneficiosas para nuestra digestión después de hacer una comida muy pesada. Entre ellas, las mejores son las infusiones con mezclas digestivas, como la manzanilla o el hinojo.
  • Controlar el consumo de alcohol. Aunque en unas fechas tan señaladas como estas es más fácil de decir que de hacer, intentar reducir el consumo de alcohol que tomemos también es un punto importante a favor de nuestro sistema digestivo. Y es que tomar demasiadas cantidades de bebidas alcohólicas, tras una comida copiosa, hará que los alimentos nos sienten mal. Como alternativa podemos tomar algún cóctel sin alcohol como un San Francisco o una piña colada sin alcohol. 
  • No olvidar la actividad física. Aunque la Navidad sea sinónimo de vacaciones y descanso para muchos, es conveniente que no perdamos nuestra rutina deportiva, si la tenemos, o intentar empezar a ser más activos. En una época como esta, en que consumimos una mayor cantidad de alimentos y de grasas, es mucho más fácil que nuestra salud se vea afectada. Aprovechar estos días libres para planificar excursiones, o simplemente dar un buen paseo durante las mañanas, puede ayudarnos más de lo que pensamos.

A veces se hace difícil mantener una alimentación saludable durante las fiestas , si es tu caso siempre puedes recuperar tus hábitos de alimentación saludable tras la Navidad.

Disfruta las fiestas pero con una alimentación saludable

 

Compartir esta entrada