Mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado

Circulan muchos mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado, te aclaramos la dudas

Mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado
La asociación Zumos de Fruta en Serio publicó un análisis sobre los interrogantes que rodean al zumo de naranja envasado, una de las bebidas más demandadas por los consumidores.
Se ha desvelado que existen muchos mitos alrededor de este producto, especialmente sobre su pureza y sus beneficios reales para nuestro organismo, unos mitos que han dado lugar a que la gente se cuestione su valor nutricional.

Es por eso que la asociación Zumos de Fruta en Serio decidió comparar estos mitos con información real y comprobada sobre el zumo de naranja envasado.

Mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado

El primer mito es aquel que observa que el zumo de naranja contiene colorantes o conservantes, cuando la realidad es que el reglamento europeo actual lo prohíbe al igual que el azúcar añadido.

El segundo mito afirma que mucha gente no sabe que el zumo de naranja contiene polifenoles, cuando es una de las fuentes más ricas de de hesperidina, un polifenol de la subclase de las flavanonas. Este elemento posee propiedades antiinflamatorias y es muy beneficioso para nuestro sistema circulatorio, mejorando la elasticidad y el tono de los vasos sanguíneos.

Pasando al mito número tres, se ha extendido la creencia de que el zumo de naranja no es beneficioso para la salud, cuando la realidad es muy diferente. La vitamina C, sello característico de las naranjas, ayuda a reforzar nuestro sistema inmunitario. Además, el zumo de naranja es rico en folato, que favorece una función psicológica normal, y también en potasio, el cual es perfecto para mantener tanto una adecuada presión sanguínea, como un buen funcionamiento muscular.

El cuarto mito habla sobre el hecho de que muchos profesionales de la salud creen que los procesos de pasteurización y de conservación destruyen los nutrientes de la fruta. Sin embargo, lo cierto es que los estudios llevados a cabo por AMC Innova demuestran que los niveles de vitamina C que permanecen en el zumo tras estos procesos siguen siendo muy altos.

Finalmente, un quinto mito se refiere a que muchos profesionales de la nutrición en Europa creen que los zumos creados a partir de concentrado poseen una cantidad menor de nutrientes. La realidad es que los niveles de vitamina C, hesperidina y potasio son similares, independientemente de si procede de concentrado o si es exprimido.

Ahora que ya conoces los mitos y realidades sobre el zumo de naranja envasado, ¿nos tomamos un zumo?

Fuente:

logodeporpress